09 noviembre 2005

La bestia


Salía de las entrañas de la Tierra. Descansaba de una batalla contra cimientos y recuerdos. La noche había sido cómplice. Se asentaba, segura, sobre los escombros. Había otro solar en el barrio. La amnesia comía polvo. La bestia ronroneaba en silencio. Una puerta, entreabierta, vomitaba restos de oscuridad.
R.H